El punto es que comenten; ustedes saben, queridos: es necesario...

miércoles, 26 de marzo de 2014

Sobre deber —de deuda


“Harpócrates, váyase…
El silencio ya no necesita dios…”

Si había platos y el miedo menguó el apetito
Pido no sentir hambre después.
Lo ques mucho pedir.
Porque las ganas caen derramadas desde adentro.
Y el tiempo mengúa las aguas.
O las ensucia.
Y somos tan chiquitos.

'Marcella', 1910, Ernst Ludwig Kirchner 

Y pedimos tanto.
Y recibimos tan poco.
A pesar del reguero que se nos da…

Le debo a la vida olerla.
A las calles ignorarlas menos.
Le debo al poste una orinada
Y a las mangas revolcarme solo y acompañado.
Te debo soplos.
Nadie aprendió mejores caricias,
El viento está hecho de manos.

El tiempo nos es aún todavía.
Y no es redundacia decirse vivo.
Si encuentro lo que vi en su boca…
Si agarro el hilo desta historia…

Si mirás y veo…

No hay comentarios: